Al vencer a Croacia en un festival de goles en la final

Francia se coronó campeón del Mundial de Rusia 2018 al vencer de forma contundente, efectiva y con polémica a una Croacia que luchó todo el partido, pero se quedó a las puertas de la gloria.

Es la segunda estrella que suma Francia en su historia tras la ganada hace 20 años en el Mundial que ellos organizaron en 1998.

El equipo dirigido por Didier Deschamps, campeón como jugador en 1998 y ahora como entrenador, se benefició del primer autogol de la historia de las finales, anotado por Mario Mandzukic en el minuto 18.

Hasta se momento había sido Croacia la que llevó la iniciativa, controló el balón y tuvo las ocasiones de peligro, pero una falta señalada por el árbitro argentino Nestor Pitana sobre Antoine Griezmann, que no pareció ser, propició el tanto del delantero croata en su propia puerta.

Croacia no bajó los brazos y siguió atacando, siendo recompensada cuando Ivan Perisic igualó las acciones con un potente zurdazo, cruzado, que superó a Hugo Lloris en el minuto 28.

Compartir