Hace un par de años, lo que más se escuchaba en los pasillos de Mobile World Congress, la feria más grande del mundo móvil y que se hace cada año en Barcelona, era “4G”. Pero ahora, cuando el estándar se sigue desplegando por el mundo, ya se habla (y mucho) de la próxima generación, el 5G. Pero queda la duda ¿qué es el 5G?

5G es el nombre con el que se conoce a la quinta generación de redes móviles o el internet móvil. Tal como se hizo con el paso de 2G a 3G y luego a 4G, la industria apunta a un cambio importante en velocidad, pero sumando además otras novedades que hacen que el acceso sea más confiable.

“En velocidad hay una diferencia importante”, asegura Antonio Bueno, director de redes de Telefónica en Chile. “Hay una ansiedad por tener más velocidad porque los contenidos son más demandantes en velocidad. Se va a seguir desarrollando el streaming de películas, realidad virtual, video en 360. Todo eso va a ser de alta demanda”, explica.

La clave en cuanto a velocidad está en un umbral: 1 gbps (gigabit por segundo). Esa es la velocidad en que, según el aparente consenso de la industria, podemos de conexiones 5G. Según Telefónica, esto es 10 veces más rápido que el 4G en Chile en sus inicios (alrededor de 100 mbps) y tres veces mayor que el inicio del “4G+”, un avance presentado el año pasado y que se obtiene combinando las dos bandas que actualmente se usan en Chile para ofrecer 4G.

 

Otro cambio está en la latencia, la demora en la transmisión de información. Actualmente, en la red 4G, esto equivale a entre 30 y 50 milisegundos, pero con el arribo de 5G esto podría bajar a 1 o 2. La diferencia puede parecer poca para algunos, explica Bueno, pero hará diferencias importantes en distintos ámbitos.

“Para cierto tipo de aplicaciones, cuando necesitas una instantaneidad en el uso, la latencia empieza a ser súper relevante”, comenta, citando el ejemplo de una demostración hecha en MWC donde desde la feria se condujo un auto que estaba en una pista a más de 50 kilómetros de distancia. La disminución de la latencia permite tener video en vivo del recorrido y conducir como si estuviera en el vehículo.

Aspectos como los videojuegos en línea también se verían beneficiados por la disminución de la latencia, haciendo que la interacción entre los jugadores sea más inmediata y sin demoras.

Además habría mejoras para temas como el Internet de las Cosas, ya que 5G permitiría una mayor densidad de equipos conectados, apuntando a un millón de dispositivos en la red por kilómetro cuadrado.

Qué falta ?

Si bien se está hablando mucho sobre 5G, lo cierto es que todavía falta bastante para su implementación. La 3GPP, el organismo a cargo de la definición de un estándar para la tecnología, no tomaría una decisión hasta mediados de 2018 y en muchos países (incluyendo a Chile) aún no hay una discusión oficial sobre las bandas del espectro electromagnético sobre las que esta tecnología funcionaría. Se sabe que el avance requiere bandas “altas” (sobre los 10 GHz), lo que en sí presenta algunos desafíos.

“Un tema de la tecnología es que requiere una mayor densificación de despliegue. Entonces está el tema de las facilidades que tengan las operadoras para desplegar una mayor cantidad de antenas, y en frecuencias más altas que tienen una menor propagación. Por lo tanto no se puede usar la topografía que hoy tienen las torres”, comenta el ejecutivo de Telefónica.

¿Cuándo podríamos ver el 5G? Si bien se han realizado pruebas y demos –Román comenta que Samsung ha realizado pruebas de la tecnología en Corea del Sur y que se ha invitado a operadores chilenos a verlas– parece haber un consenso en que no habría un debut comercial para clientes hasta al menos 2020. Esto coincide con anuncios hechos desde Japón, apuntando a tener la tecnología para los Juegos Olímpicos de Tokio de ese año.

De todas formas, los expertos aseguran que hasta ese periodo seguirán los avances sobre la red actual, buscando acercar la tecnología 4G a ese umbral de 1 gbps.

Compartir